La arabidopsis thaliana es una hierba como tantas otras, mide de 10 a 30 cm, tiene unas florecillas blancas que no llaman especialmente la atención, está emparentada con plantas como la col, el nabo, la mostaza o la rúcula. Una planta anual que crece en Europa, Asia y partes del norte de Africa. Y que no sería nada más que una mala hierba si no fuera porque en el año 2.000 su genoma fue el primero secuenciado de una planta. Esto la ha convertido en una planta modelo para numerosas investigaciones científicas como la que vamos a presentar hoy, El miércoles despegará de Cabo Cañaveral un cohete rumbo a la estación espacial internacional que llevará a bordo 1748 semillas de Arabidopsis Thaliana. Esta hierba va a servir para demostrar si los vegetales se pueden adaptar a la ausencia de gravedad y si la clave de esta adaptación, como se va a intentar demostrar, está en la exposición de las plantas a luz roja. El investigador del CSIC Javier Medina, que participa en este proyecto de investigación, repasa las claves de lo que se sabe hasta el momento de la adaptación de las plantas a una vida en el espacio.

Ver noticia completa

Cómo crecen plantas en el espacio y la capacidad de predicción del cerebro